La palabra del momento es “retroceso” // Luis Carlos Diaz

0

La palabra del momento es “retroceso” porque había una ilusión de avance, de falsa paz, que algunos compraron fácil.

Pero la realidad se impone.

Han vuelto con fuerza las detenciones arbitrarias y los juicios políticos; también las fallas de servicios públicos, que parpadean y apagan la vida normal por horas. Si se fijan nuevamente, aumentó el hambre en sectores vulnerables. El hambre nunca se fue, pero se hizo paisaje y la olvidaron porque había abastecimiento (en dólares). Descubrimos que nada es suficiente cuando tienes la inflación más alta del planeta.

Cada día crecen los GoFundMe y las colectas para emergencias de salud. Hay muertes evitables y epidemias que antes estaban controladas. Ya no. Siguen desabastecidos los hospitales y algunos se enteran en el peor momento.

A ese retroceso se le suman las renuncias masivas, los educadores que no vuelven al aula, las listas escolares impagables, la nueva oleada de migración y los cierres de comercios porque los impuestos municipales son caníbales. Pero es que además este cuento no se puede echar completo porque siguen cerrando emisoras de radio y bloqueando páginas web… incluso es más difícil hablar de derechos humanos, la ONU o la Corte Penal Internacional. Se activan las alertas y el poder esquiva la información verificada de su horror.

Otra agresión de este periodo: intervinieron judicialmente a la Cruz Roja, lo que aumenta las amenazas contra todas las ONG y la atención humanitaria. Lo hacen además con actores civiles que intentan blanquear un abuso gubernamental. Así en Venezuela está en riesgo incluso el que quiere ayudar.

Y de remate, nombraron un CNE en el que todos los rectores son militantes políticos, violando la ley y además negocian cuotas de espaldas a la gente. Hacen cotidiano lo inaceptable.

Con tanto golpe y persecución política, aunque un grupo haga fiesta con el poder, es impresionante que la gente insista en querer una realidad distinta y se movilice por la participación política y la exigencia de dignidad. Hasta la propaganda oficial pierde efecto en un entorno así.

Ese desafío ciudadano cuesta mucho, sí, pero no se apaga. La política del retroceso te hace creer que sólo te ocurre a ti, pero en realidad es el tablero amañado. El Estado aprieta y se prepara para otra campaña en la que usará dinero público. La política vuelve al foco porque el período de ilusión se agotó y vuelve al centro la realidad concreta: las cosas deben cambiar.

Hablemos, porque no estamos solos.

https://t.me/luiscarlosdiaz

Share this content:

Deja un comentario