Cerca de dos millones de personas accedieron a mejores servicios en Perú con el apoyo de las Naciones Unidas

Durante 2023, Perú encaró y sorteó apremiantes desafíos externos e internos. Ubicados en la primera línea, el Estado y la población peruana respondieron a estos desafíos, y encontraron en las Naciones Unidas a un aliado estratégico para construir su resiliencia, promover los derechos humanos y retomar la senda del desarrollo sostenible, asegura el equipo de la organización en el país.

La Oficina del Coordinador de la ONU en el Perú, junto con las 22 agencias, fondos y programas que integran el sistema de las Naciones Unidas en el país sudamericano, y representantes de este Estado presentaron el informe de resultados 2023, que refleja los logros alcanzados de la colaboración entre ambos, titulado Tendiendo Puentes para el Desarrollo Sostenible.

El año 2023 estuvo marcado por la confluencia de múltiples crisis globales y factores internos que pusieron en riesgo el progreso del país. En este contexto, el sistema de las Naciones Unidas implementó 299 acciones por más de 129 millones en todos los departamentos del Perú con el propósito de impulsar las prioridades de desarrollo nacional y acelerar la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

“Gracias a las Naciones Unidas, hemos aprendido a cuidar los alimentos y trasladarlos mejor”, comenta Jenny Ureta, criadora agroecológica, y una de las beneficiadas de esas acciones que recibió asistencia técnica en la implementación de protocolos de salud y seguridad, inocuidad alimentaria, gestión de residuos sólidos, liderazgo y dinámicas integradoras dirigidas a fortalecer el trabajo en equipo en los mercados.

“Ahora nuestro producto sale más porque todas las personas quieren alimentarse mejor, todo el mundo quiere algo sano y nutritivo”, agrega Jenny.

Otra de las beneficiadas fue Demi Alexandra Castillo, la representante comunitaria de salud más joven de Piura, una de las regiones más golpeadas por las lluvias e inundaciones que azotaron la costa norte del Perú.

“Ahora puedo ayudar a las madres a cuidar mejor a sus hijos y evitar que se enfermen (…) Todo esto tiene un significado grande para mí. Aprendo más, puedo ayudar a más personas y ese es un sentimiento muy bonito”, afirma Demi Alexandra, que participó en los talleres que el Ministerio de Salud y Naciones Unidas realizaban en Piura y Lambayeque con el financiamiento del Fondo Central para la Acción en Casos de Emergencia (CERF).

Entre otros logros, el informe recoge que:

Cerca de 1,5 millones de personas accedieron a mejores servicios de salud
Más de 200.000 estudiantes en 420 escuelas tuvieron acceso a una educación de calidad e inclusiva
Más de 79.000 personas vulnerables recibieron alimentos o transferencias monetarias para productos básicos
Más de 30.000 personas se beneficiaron de empleos y medios de vida mejorados en entornos de crisis o posteriores a crisis
Más de 214.000 personas se beneficiaron de un mejor acceso a programas de capacitación y aprendizaje permanente
218.790 adolescentes podrán recuperar aprendizajes pospandemia, gracias al apoyo a planes regionales de refuerzo escolar en Huancavelica, Loreto y Ucayali
139.342 estudiantes en 259 escuelas y 10.123 directivos y docentes recibieron acompañamiento y soporte socioemocional
47 entidades del Estado fortalecieron sus capacidades para prevenir y responder a la violencia basada en género
Mejoraron los conocimientos y habilidades de más de 4000 personas vulnerables para emprender y gestionar un negocio
Mejoraron las capacidades empresariales y productivas de más de 9500 pequeños productores, 225 empresas, más de 2000 emprendimientos y siete cooperativas en 10 regiones
Se aprobó la política nacional contra el trabajo infantil y la ley que prohíbe el matrimonio de menores de edad con apoyo de las Naciones Unidas
Más de 1880 servidores públicos fortalecieron sus capacidades en la respuesta e investigación de casos de trata de personas y trabajo forzoso

El coordinador residente del sistema de las Naciones Unidas en el Perú, el embajador Igor Garafulic, informó que el eje central de su trabajo fue contribuir a proteger y promover los derechos y el bienestar de las personas, especialmente aquellas en situación de vulnerabilidad.
Martina Hernández, su hija Elena Vásquez y su nieta Esmeralda Sánchez son tejedoras de la Asociación Artesanal San Miguel Arcángel. Son portadoras y difusoras de una línea artesanal característica de Cajamarca.
UNESCO – LATAM Airlines Perú
Martina Hernández, su hija Elena Vásquez y su nieta Esmeralda Sánchez son tejedoras de la Asociación Artesanal San Miguel Arcángel. Son portadoras y difusoras de una línea artesanal característica de Cajamarca.

Por ejemplo, mediante el apoyo en la elaboración e implementación de más de 20 instrumentos de política de salud pública y la atención directa a más de un cuarto de millón de personas afectadas por las lluvias e inundaciones.

“El equipo de las Naciones Unidas en Perú ha estado desplegado en el territorio nacional para contribuir con el Estado a salvar vidas, proteger derechos y brindar oportunidades en contextos de emergencia y desarrollo. Hemos sumado esfuerzos para que las personas en situación de vulnerabilidad no pasen hambre, para que miles de familias afectadas por fenómenos naturales reciban los servicios esenciales que necesitan y para que las comunidades de refugiados y migrantes, y de acogida tengan oportunidades para progresar con su integración socioeconómica, entre otras acciones”, señaló Igor Garafulic.

Share this content: