Aunque el número de casos y muertes de coronavirus continúa descendiendo semana a semana, la agencia regional de sanidad llama “a no bajar la guardia” y recuerda que la enfermedad sigue siendo una emergencia de salud pública de importancia internacional, pese a la decisión de algunos países de levantar el estado de contingencia sanitaria por el COVID-19.

El objetivo de la agencia de la ONU es comprender bien el impacto que puedan tener estas dos nuevas mutaciones de ómicron, la variante más contagiosa del coronavirus SARS-CoV-2, que causa el COVID-19. También pide a los países que sigan colaborando y compartiendo sus datos sobre la pandemia.