La cultura, al decir de la venezolana Ana Teresa Torres, es “ marca fundamental de lo humano ”. Cuando lo ideológico invade lo cultural, nuestras bibliotecas, festivales, orquestas, ferias literarias, en fin, nuestras creencias y tradiciones elevadas por la fuerza editorial, la magia de un teatro, el carácter de un museo o la belleza de nuestra música [inspirada en nuestros paisajes, mitos y leyendas], son un muro de conciencia. Es la irreverencia cultural la resistencia al desalojo identitario ya la propaganda, que busca borrar nuestra memoria, nuestra historia y modo de ser.

“La emisión de pasaportes es un acto administrativo originario en representación del estado. No es un acto discrecional de gobierno. “El derecho a la identidad es un derecho natural, fundamental del hombre, como el derecho a la vida, a la libertad, porque es su continuación esencial”