Reino Unido, Portugal y España registran un brote inusual de la viruela del mono. Los sistemas de alerta y salud pública de los distintos países estudian cómo y por qué se da este repunte de casos fuera de las zonas habituales, África.

Ante la alarma que puede surgir y las dudas sobre lesiones dermatológicas que hagan sospechar de esta infección desde la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (Seimc) su portavoz, Francisco Javier Membrillo de Novales, apunta (en un hilo de Twitter) que "se aconseja a quien tenga dudas de que pueda estar infectada que contacte con su hospital de referencia para tomar las decisiones de diagnóstico terapéuticas oportunas".

¿Cómo es la enfermedad que causa la viruela del mono?
Se trata de una enfermedad zoonótica viral poco frecuente, no es una infección de transmisión sexual. Los primeros casos humanos se identificaron en la República Democrática del Congo en 1970. El número de casos en países de África occidental y central ha aumentado durante la última década.

Fuera de África, se han documentado casos de infecciones humanas por viruela símica en diferentes países, como en EEUU, Reino Unido, Israel y Singapur. En todos los casos se ha asociado a un caso importado o a contacto con animales importados.

Desde la Seimc se explica que según la definición de caso de la Agencia de Seguridad Sanitaria de Reino Unido (UKHSA) y adoptada provisionalmente desde el pasado martes por el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) de Sanidad y las CCAA, habría que sospechar de esta infección en: "Una persona con exantema vesicular sin causa explicable en cualquier parte del cuerpo, más al menos uno de los síntomas principales (se describen en la siguiente pregunta). Además de tener un vínculo epidemiológico con un caso confirmado o probable de viruela del mono en los 21 días antes del inicio de los síntomas; ser hombre que tiene sexo con hombres (HSH); o contar con antecedentes de viaje África occidental o central en los 21 días anteriores al inicio de los síntomas".

¿Cuáles son los principales síntomas de este virus?
Según Fernando Fariñas, coordinador internacional del grupo de expertos en enfermedades infecciosas emergentes y zoonosis de la Sociedad Española de Virología y director del Instituto de Inmunología Clínica y Enfermedades Infecciosas "se trata de la suma de una serie de síntomas. No vale solo uno de ellos".

El cuadro clínico inicial suele incluir:

  • Fiebre, con temperaturas sobre los 38º-38,5ºC.
  • Cefaleas intensas, dolor de cabeza.
  • Mialgias o dolores musculares y artralgias o dolores articulares "similares al dolor de cuerpo o malestar de una gripe", apunta Fariñas.
  • Linfadenopatías, esto es, incremento de los ganglios linfáticos, "que son palpables en la zona cervical y bajo la mandíbula", destaca el director del Instituto de
  • Inmunología Clínica y Enfermedades Infecciosas
  • Cansancio.
  • Unos días después de la aparición de la fiebre, se desarrolla un exantema (lesión cutánea) que a menudo comienza en la cara y luego se extiende a otras partes del cuerpo.

La viruela del mono en la piel
Una de las características más llamativas de la infección zoonótica es la lesión cutánea que produce. "Hay cierto parecido con las machas que produce la varicela, pero aquí hay que subrayar que la progresión de las mismas es simultánea", explica Raúl Ortiz de Lejarazu, profesor de microbiología de la Universidad de Valladolid y ex director del Centro Nacional de la Gripe de Valladolid.

Esta erupción cutánea que a menudo comienza en el rostro y se extiende a otras partes del cuerpo, incluidos los genitales.

Las huellas en la piel tienen la siguiente evolución: "Primero parece una mancha, que a los dos o tres días se convierte en una pápula (lesión de menos de un centímetro con bordes bien definidos). Después se convierte en una suerte de ampolla y más tarde se escarifica", explica Ortiz de Lejarazu.

"La erupción evoluciona y atraviesa diversas etapas. Puede tener una apariencia similar a la varicela o a la sífilis, antes de finalmente formar una costra que más tarde se cae", describen las autoridades británicas.

Suele producir una enfermedad autolimitada y la mayoría de las personas se recuperan en varias semanas, de dos a cuatro según la Seimc. Sin embargo, en algunos casos puede producirse una enfermedad grave.

¿Cómo se contagia la viruela símica?
El virus de la viruela del mono no se considera particularmente contagioso entre personas. En general, la transmisión de persona a persona es limitada.

Desde la Seimc se expone que la transmisión es a través de saliva o excreciones respiratorias, o por contacto con el exudado de la lesión o el material de la costra. La excreción viral a través de heces y las relaciones sexuales pueden representar otra fuente de exposición.

En este último caso se encuentran enmarcados la mayoría de los contagios producidos en España hasta el momento.

¿Cómo es el periodo de incubación y contagio de este virus?
El periodo de incubación (intervalo entre la infección y la aparición de los síntomas) de la viruela símica suele ser de seis a 16 días, aunque puede variar entre 5 y 21 días.

Además, suele ser una enfermedad autolimitada con síntomas que duran de 14 a 21 días.

Los casos graves se producen con mayor frecuencia entre los niños y su evolución depende del grado de exposición al virus, el estado de salud del paciente y la gravedad de las complicaciones.

Si la mayoría de los casos se han dado entre hombre que mantienen sexo con hombres, ¿es una infección de transmisión sexual?

No. Los expertos insisten en que es una infección zoonótica. La principal vía de contagio común a los casos actuales es a través de fluidos en las relaciones sexuales, pero también se puede contagiar de las maneras descritas anteriormente.

Pese a ello desde UKHSA recomienda "particularmente a aquellas personas gais, bisexuales y a hombres que mantienen sexo con otros hombres que estén alerta sobre cualquier erupción o lesión inusual".

¿Cuál es el tratamiento para la viruela del mono?
No hay vacuna o tratamiento específico disponible. El tratamiento es sintomático y de apoyo, incluida la prevención y el tratamiento de infecciones bacterianas secundarias.

Las personas en estudio en España evolucionan positivamente y se encuentran aisladas en sus domicilios, aunque deben mantener una vigilancia estrecha ya que pueden llegar a requerir ingreso hospitalario.

La vacuna contra la viruela, ¿sirve o protege contra el virus símico?
Desde 1980 no se vacuna contra la viruela entendida como la enfermedad infecciosa propia de los humanos. "Hay trabajos observacionales que apuntan que esta vacuna podría proteger contra las otras viruelas, como ésta", explica Ortiz de Lejarazu.

¿Cómo surgió la viruela del mono?
Apareció por primera vez en los seres humanos en 1970 en la República Democrática del Congo (denominada en aquel entonces Zaire) en un niño de nueve años, en una región en la que la viruela se había erradicado en 1968.

Desde entonces, la mayoría de los casos notificados proceden de regiones rurales de la selva tropical de la cuenca del Congo y el África occidental, en particular de la República Democrática del Congo, donde se considera endémica. En 2017, Nigeria sufrió el mayor brote documentado, aproximadamente 40 años después de los últimos casos confirmados.

En la primavera de 2003 se confirmaron casos de viruela símica en los Estados Unidos, siendo la primera vez que se detectó la enfermedad fuera del continente africano. La mayoría de los pacientes había tenido un contacto estrecho con perros de la pradera domésticos que habían sido infectados por roedores africanos importados al país.