El máximo responsable de la Organización destaca el papel vital que desempeñan las naciones desarrolladas a la hora de acoger a los refugiados y ofrecerles oportunidades, “sean quienes sean y vengan de donde vengan”. Los refugiados “aportan nueva vitalidad, prosperidad y diversidad a sus comunidades de acogida”, destacó el titular de la ONU.

Un pequeño negocio de Lisboa, ciudad sede de la inminente reunión internacional, convierte las sobras de pescado fresco en comida para perros. La creadora de la empresa tiene una alianza con un restaurante japonés y con pescaderías de la capital portuguesa para esta iniciativa, que le ha granjeado el elogio de una agencia de la ONU.